Google+ Followers

السبت، 15 يونيو 2013

Diez conversaciones para entender el Iraq actual

A continuación presentamos el trabajo de la periodista Carla Fibla quien nos acerca a la realidad que se vive hoy en Iraq mediante diez entrevistas realizadas a iraquíes de máximo calado político e intelectual [1]. Las entrevistas han sido traducidas del árabe al inglés y así han sido publicadas en su blog Aish. Del mismo modo las reproducimos aquí a través de los enlaces del texto que presentamos.

Niños apuntandose con una pistola mientras juegan


Carla Fibla*


Aish (www.aish.com), 28 de mayo de 2013
IraqSolidaridad (www.iraqsolidaridad.org), 4 de junio de 2013
Edición de IraqSolidaridad

"Las protestas no cesarán hasta que no se libere a los detenidos políticos y a las mujeres; hasta que no se anuncie una amnistía general que rechace el artículo 4 de la Ley Antiterrorista además del fin de este Gobierno."
Cuando se cumplen 10 años de la invasión de Iraq hemos seleccionado un número idéntico de 

entrevistas y conversaciones realizadas por Aish con actores y protagonistas de la escena política y 

social iraquí.

Acercar la realidad de Iraq cuando hay en marcha un proceso de mutación intenso y altamente 

incierto no es fácil. La percepción que tiene Occidente de lo que ocurre en Iraq se resume en que el 

país está sumido en una espiral de violencia, en un enfrentamiento sectario cíclico cada día más 

marcado, en el caos político y en que hay una falta de seguridad derivada de la reciente ocupación 

extranjera.
Teniendo en cuenta el pasado de Iraq, su estratégica ubicación geográfica, los rasgos de su 
población y la historia de su resistencia y confrontación, es posible comprender una parte 
importante de lo que está sucediendo en la actualidad; no obstante, sin acercarse a los ciudadanos 
que protagonizan el cambio o al menos que hacen tambalear los pilares de lo establecido es 
imposible conocer lo que hay detrás de sus demandas. Y eso fue lo que hizo Aish pocas semanas 
después de que las manifestaciones contra el gobierno de Nuri al-Maliki se convirtieran en 
constantes y de que miles de iraquíes ocupasen plazas y calles para pedir el fin de la corrupción, del 
sectarismo y la vuelta a una vida digna en la que todos disfruten de derechos mínimos como el 
agua, la electricidad, los alimentos, la sanidad, la educación y la seguridad [2].
Las diez conversaciones que compartimos ahora con los lectores de Aish se realizaron por teléfono 
desde Amán o en persona en varios puntos de la capital jordana. Han pasado más de tres meses 
desde que tuvieron lugar pero su contenido y el grado de reflexión las convierten en actuales. Los 
procesos de cambio en lugares con tantos actores, como es el terreno iraquí, no son ni fáciles ni 
rápidos, y solo en las últimas semanas las fuentes iraquíes que seguimos consultando cuentan que 
podría darse un paso definitivo, alcanzar un punto de inflexión, que suponga un avance 
considerable en la transformación del Iraq actual.
Por eso seguimos atentos a Facebook y Twitter, a las reflexiones que cuelga en la red Abu Fanar
quien define así el movimiento en el que participa: “[…] Somos dueños de una experiencia joven 
porque no formamos ningún partido político, no pertenecemos a ninguna alineación política, ni de 
antes ni de ahora”. Abu Fanar denuncia que el gobierno de Maliki “[…] está intentando mandar 
dinero a algunas autoridades religiosas y líderes sociales, y enviar delegaciones en el marco del 
proceso político para que se unan a los jóvenes y persuadirlos de que dejen de protestar, y 
concluye: “[…] En los últimos 10 años, los políticos han tenido suficientes oportunidades y no han 
hecho nada, han ido de fracaso en fracaso o no han sido capaces de lograr nada en relación con la 
estructura social el país”.
No hay líderes, repiten todos los entrevistados, pero sí que existe una coordinación en el exterior 
encabezada por la Asociación de Ulemas Musulmanes de Iraq (AMSI). “[…] Las manifestaciones 
fueron espontáneas, en el momento preciso, en el tiempo adecuado; las condiciones relacionadas 
con las mujeres detenidas en las prisiones, etc. fueron los factores que ayudaron a la creación de un 
espacio para que la gente saliera a la calle, y por eso las masas lo hicieron”, explica Muthanna 
Harith ad-Dari miembro de la Asociación de Ulemas Musulmanes, tras aclarar que la 
“[…]resistencia son las manifestaciones y las sentadas” que se suceden por todo el país. Sin 
rodeos, asegura que “[…] Maliki no se ha comportado nunca de forma diferente a sus predecesores 
[en lo relativo a las revueltas], ya fuera Gadafi, Mubarak, Ali Abdulah Saleh, incluso Zine al-Abidin 
Ben Ali. Estos regímenes son despóticos y dictatoriales, y su único método es la represión que se 
usa con la excusa de la seguridad”.
También en nombre de la Asociación de Ulemas Musulmanes el jeque Mohammad Bashar al-
Faidi explica: “[…] Estamos trabajando en muchas direcciones: con los jefes de las tribus del norte, 
del centro y del sur de Iraq, al mismo tiempo que nos mantenemos en contacto con los jóvenes a 
través de Facebook”. Confirma que las manifestaciones se han extendido por todo el país y que hay 
zonas, como al-Anbar, que ya se consideran liberadas, y rechazan las comparaciones con los 
acontecimientos de la vecina Siria: “[…] El régimen en Siria tiene 40 años, es firme, y las 
instituciones de la seguridad y ejército están dirigidas por el jefe del régimen con gran firmeza, ese 
es el secreto de su permanencia en el poder hasta este momento. El régimen en Iraq está dilapidado 
y no existe un ejército como el ejército sirio; en Iraq hay una colección de milicias, de mercenarios, 
con lealtades múltiples”.
Entre los jefes de tribus con los que nos hemos puesto en contacto, el jeque Ahmad al-Mishaan 
al-Bidawi asegura que abogan por la “[…] Desobediencia civil, permitida por la legislación 
internacional por la que nos regimos, porque ya no reconocemos la Carta Magna iraquí”, y anuncia: 
“[…] Estamos preparando una marcha hacia Bagdad pero queremos que el mundo nos escuche; 
queremos que nuestra voz resuene porque las acciones de este gobierno han anulado la 
democracia”.
También el jeque Jadim Enaizan comenta desde Basora, la ciudad en el sur de Iraq donde la 
resistencia considera que Irán está ejerciendo una mayor presión para terminar con las 
manifestaciones, que “[…] Las protestas no cesarán hasta que no se libere a los detenidos políticos 
y a las mujeres; hasta que no se anuncie una amnistía general que rechace el artículo 4 de la Ley 
Antiterrorista además del final de este Gobierno”, algo que secunda el activista Uday al-Zeidi 
[3],quien fue detenido en Basora pocos días después de hablar con Aish. Ahora vuelve liderar las 
protestas, pero en la conversación que mantuvimos con él aseguraba que “[…] La gente está en 
efervescencia” porque se enfrenta a “[…] La última oportunidad para provocar el cambio”.
La revuelta comenzó en el 2010 en el sur del país, y es desde allí desde donde el objetivo 
fundamental llega con más claridad: “[…] Es una revuelta popular por el cambio, para sustituir el 
proceso político que trajeron los ocupantes por un proceso político patriótico desde Iraq, en el que 
sus representantes serán en su totalidad gente del interior de Iraq”.
La emoción con la que el analista político Walid as-Zubaidi nos explica su último viaje a Iraq, en 
el que recorrió todo el país para comprobar el grado de implicación de la población en las 
manifestaciones y la reacción de las autoridades, permite augurar que el alcance lo que se está 
viviendo en el país es importante: “[…] Estoy convencido de que el 97 % de los manifestantes son 
los líderes de los otros. No hay un liderazgo central que los dirija”.
También en Amán tuvimos ocasión de mantener una larga charla con Abd el-Amir Tareq, quien 
se declara nacionalista y baacista. “[…] Necesitamos una resolución de Naciones Unidas, que 
declare que el Estado que vino a ocupar Iraq con la excusa de derrocar al mártir Saddam Huseín; 
además [Naciones Unidas] tiene que debe entrar en Iraq y ayudar a los manifestantes; no queremos 
la ocupación pero necesitamos apoyo; hay una diferencia, esos colaboradores nos han traído la 
ocupación, y por eso cortaremos la cabeza de los ocupantes que entren en Iraq”. Sobre el partido 
Baaz opina: “[…] Iraq no estará gobernado por un único partido porque ahora Iraq es plural; 
incluso durante la época del Baaz deseábamos el pluralismo para que todo el mundo avanzara y 
lograse progresos”.
Al frente de Iraq Surveys, una de las referencias informativas creadas por el movimiento de 
protesta en el interior de Iraq, Ahmad al-Mahmud se muestra firme en la determinación de “[…] 
No negociar las 13 demandas expuestas en la calle”, y destaca el interés del primer ministro Nuri al-
Maliki en “[…] Dividir, diferenciarnos del sur, aumentar el tono sectario, y obviar que la gente 
protesta porque no quiere más abusos y necesita un cambio”, un aspecto que el intelectual 
Abdulkarim Hani contextualiza recordando la revolución de 1952, después de señalar que la 
población “[…] Ha perdido el miedo y ha aumentado su firmeza contra el actual Gobierno”.
Notas de IraqSolidaridad

1. Las entrevistas se han realizado a los siguientes personajes Muthanna al-Dhari, pertence a la 

Asociación de Ulemas Musulmanes de Iraq;Sheij Khadim Enaizan es jefe de tribu de Basora (sur 

del Iraq); Uday al-Zeidi, activista de derechos Humanos y militante político de la oposición en 

Basora; Abdulkarim Hani, intelectual y ensayista iraquí; Ahmed al Mahmud militante de la 

Revolución Iraquí y coordinador deIraq SurveysAbdel Amir Tarek Zubeida, nacionalista y 

baacista; Abu Fanar, militante del movimiento de jóvenes de la Revolución Iraquí y responsable de 

la movilización a través de las redes sociales; Sheij Ahmed Al Misha’an Al Bidawi, jefe de la 

Alianza de las Tribus Libres de Iraq; Sheij Mohammed Bashar al-Faidhi, portavoz de la Asociación 

de Ulemas Musulmanes de Iraq y Walid al Zubaidi, analista político.
2. Véase Comunicado de apoyo de la CEOSI a la Revolución iraquíIraqSolidaridad, 9 de enero de 

2013.

invitado por la CEOSI, IraqSolidaridad, 26 de abril de 2011.

*Carla Fibla es periodista, directora del blog Aish y corresponsal de la SER para Oriente Próximo. Fuente original disponible aquí

ليست هناك تعليقات:

إرسال تعليق